perfil
Conectarse

Recuperar mi contraseña

últimos temas
Últimos temas
» Idols Pleasures {Elite}
Lun Feb 01, 2016 11:25 pm por Invitado

» Purple Line || Afiliación Élite {PBs Orientales}
Jue Jul 10, 2014 5:01 am por Invitado

» Dankook University [Elite]
Miér Jul 09, 2014 7:29 am por Invitado

» Parson's Law | Af. Élite
Miér Abr 02, 2014 7:36 pm por Invitado

» cambio de boton de MidNigthcity
Mar Mar 18, 2014 9:53 pm por Invitado

» Tren Nocturno del bohemio (Normal) Foro Artístico
Jue Mar 06, 2014 7:23 am por Invitado

» Panda is coming soon [En proceso]
Miér Mar 05, 2014 8:23 am por Lee Ji Eun

» △ BECAUSE WE NAUGHTY [ CAMBIO DE BOTÓN - ÉLITE ]
Mar Mar 04, 2014 5:29 pm por Invitado

» ¿En que estás pensando?
Lun Mar 03, 2014 8:48 pm por Stephanie Hwang

afi. Hermanos

 photo afi_zpsb7381d89.png


Keep On Dreaming

élite
Guardianes'NdranghetaImage and video hosting by TinyPic7th & Spring
créditos
Este skin ha sido codificado y maquetado por Cassiee. Editado, modificado, etc por Kim Taeyeon. Agradecemos a OurSourCeCode por brindarnos sus códigos, y a tumblr, google y WeHearIt por las imágenes. Todos los derechos reservados. Queda prohibida cualquier copia sin el debido permiso de su autora. Di no al plagio.

All is about hating you {Daniel Chae}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Vie Ago 30, 2013 11:44 am

El día había amanecido perfecto. El sol brillaba en el cielo y no había ninguna nube que entorpeciera el camino a su luz. Me desperecé, aún entre las sábanas, y comencé a levantarme, justo cuando la alarma sonaba por segunda vez. Siempre le ponía dos alarmas, por si acaso me quedaba dormido (alguna vez me había pasado).

—Bueno días, Choco—dije, saludando a mi perrita, ya sentado sobre la cama—. ¿Cómo has dormido, eh? Vaya... creo que te tendremos que llevar a la peluquería a que te corten esa melenaza, morena—Le dije a mi perra, bromeando. Siempre la llamaba morena en tono cariñoso. El pelo le había crecido mucho y para el invierndo estaba bien, pero para el verano, debía de pasarlo horrible. Me levanté, mientras mi perra se lazaba a morder mis zapatillas; por mucho que la riñiera seguía haciéndolo, así que ya la dejaba hacer lo que quisiera. Abrí el armario y escogí la ropa. Opté por una camiseta gris de cuello en pico y unos tejanos azules. Me puse un par de pulseras de tela y un de goma y luego salí a buscar el coche.

Ropa que lleva:

Había quedado con el mánager en el lugar donde se llevaría a cabo el evento de firmas. Estaría con gente nueva, y eso me ponía un poco nervioso, aunque había mejorado mucho en cuanto relacionarme, ya no era tan tímido como cuando debuté. Encendí el motor y en poco rato estaba circulando. Recibí una llamada y puse el manos libres, mientras seguía yendo al sitio.

—¿Sí? Hola, JangHyuk-hyung—saludé al mánager.

—Hyuk, yo ya estoy. ¿Has recordado traer el documento que te pedi firmado?—Mierda, se me había pasado.

—¡Aaiiish! Lo siento, hyung. Prometo traerlo mañana sin falta.

—Eres un caso Hyuk... Venga, no te tardes, que ya estan por aquí muchos de tus compañeros.

—Neee—contesté. Al cabo de poco rato, llegué al lugar. Aparqué lo más cerca de loque fui capaz y me senté en mi sitio, donde había el cartelito con mi nombre en coreano y debajo en romaji. Me fijé en el nombre del chico que se sentaría a mi lado: «Daniel Chae». Era un nombre curioso, y juraría haberlo oído antes, pero no sabía bien de qué era. Al otro lado se sentaba una chica, Jung HyeSon, no me sonaba de nada Me encogí de hombros, con una mueca parecida a una sonrisa y agarré la botella que tenía en frente, la cual era para mí. Bebí un trago cuando el compañero de mi lado, supuestamente el tal Daniel Chae, se sentó a mi lado.

Me giré y le sonreí ampliamente.

—¡Hola!—exclamé, totalmente feliz—. Soy Lee HyukJae, supongo que tú debes de ser Daniel Chae, mucho gusto—Le estiré una mana, para que la estrechara conmigo.—¿Cuántos años tienes?—Quería saber cómo debía tratarle. Si era mayor que yo, debería tratarle con más respeto, si era más joven... él me debía ese respeto. Era así de fácil. Yo era alguien muy respetuoso, así que siempre me aseguraba de la edad. Me sorprendió su mirada; tenía los ojos rasgados, muy asiáticos, sin embargo, el color de sus ojos era de un azul precioso. Me quedé observándolo unos segundos, abstraído, hasta que esbocé una larga sonrisa, mostrando mis encías—. Tienes unos ojos muy bonitos.

Pronto llegaron también los que faltaban, incluyendo la mujer de mi lado. Era una actriz mayor, debía de rozar los 40 años, pero era muy atractiva. También la saludé y me presenté.

Estuvimos un buen rato recibiendo firmando. Éramos el nuevo elenco de actores del drama y recibíamos a las fans de los actores en un primer contacto. Al cabo de un rato, yo terminé con mis horarios de firmas, tenía unos diez minutos de descanso, y me dolían mucho las manos. Como la mayoría estábamos agotados, pensé en traer bebidas para todos. Fui yendo por turnos, primero entregando a los más mayores hasta que llegué a Daniel.

—Hola,  ¿qué tal? ¿Cansado?—le dije, con amabilidad—. Toma, tómate este refresco, espero que te guste.—Se lo dejé en su trocito de mesa y me senté. Parecía que él estaba terminando su turno, ya sólo le quedaban un par de chicas más a las que firmar. Observé lo que escribí, muy curioso por ver qué tipo de firma tenía. Me sorprendí cuando vi que ponía junto a la firma DMT. ¿DMT?

—¡Omo! ¿Tú eres de Dalmatian, no?—pregunté sonriendo feliz, mientras le cogía del brazo—. Yo soy de Super Junior—Reí—Coincidimos en una ocasión para un programa de variedades... ¿Recuerdas? Nos divertimos bastante aquella vez—Reí de nuevo—. Recuerdo que mis compañeros te hicieron una broma, ¡fue realmente divertido! ¡Son todo unos bromistas! Yo estaba contigo en ese momento, ¿verdad? Creo que estábamos hablando del guión o algo así—Reí de nuevo, mientras cubría mi boca con una mano—. Nos lo pasamos bien, tu cara en aquella ocasión fue increíble.—Qué suerte que nos conocieramos de antes, además habíamos pasado algún que otro momento divertido juntos, así que de seguro nos llevaríamos bien en seguida. Ojalá lograra entablar una amistad con él, porque de verdad me parecía un chico agradable.
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Vie Ago 30, 2013 5:13 pm

-El despertador hacia aproximadamente 10 minutos que habia sonado pero me importaba un pimiento para ser franco, si querian que fuera tan temprano a un eventos de firmas referente a aquel dorama que me encasqueto tan repentinamente mi manager deberia esperar; supuestamente soy el idol ¿verdad? se suponia que aquellas chicas estaban alli por mi o en su gran mayoria si no ¿para que esperar esa interminable cola que seguramente acostumbraba a haber?, ademas, anoche sali de fiesta con los chicos y me habia recogido tarde, por no decir que esa noche para mi habia continuado la fiesta, asi que, la lleva clara si pensaba que me levantaria y estaria alli como un reloj; cosa que obviamente siempre hacia para otro tipo de eventos, viajes, ensayos con los chicos, grabaciones, etc..

Aun disfrutaba tumbado placidamente en la cama cuando mi movil comenzo a sonar, no si estaba claro que no me dejaria tranquilo. Con esfuerzo y soñoliento cogi el movil al pasarla hacia la mesita de noche, llevando mi brazo a mis ojos cubriendolos de la poca luz que entraba (pues dificilmente podria entrar luz donde yo dormia ya que me aseguraba de no dejar ni una rendija al bajar la persiana). ¿Si? ¿que pasa ahora?, ¿es que no piensas dejarme  dormir?; si.. claro que lo se, no se me ha olvidado, ahora ire, deja de atosigar ¿quieres?, ya dije que iria; mmm... joder que pesado eres, ya salgo para alla..-colgue sin avisar-. Ve a soltarle el sermon a otro anda, que es muy temprano.. -di un par de vueltas y molesto me incorpore al haberme desvelado quedando sentado sobre la cama pareciendo unode estos vampiros que salen exageradamente rapido de sus tumbas con las manos sobre el pecho, bien, pues mas o menos asi para que os hagais una idea.

Mire a la chica que estaba a mi lado y la llame al darle en el hombro dos toquecitos para despertarla; espabila y pierdete, tengo que irme -dije a la chica sin miramiento algo enrabietado, mas bien, molesto porque no me dejaban dormirm y estaba claro que si no dormia yo ahi no dormia nadie y menos en mi misma cama-; me voy a duchar, tienes 15 minutos para salir de mi vista o te va a tocar recoger la ropa en la calle -le adverti al tenerla alli denuda; sin mas dilacion me levante y tal como habia dicho baje a desayunar-. Buenos dias Dong Lim..

DongLim: Annyeong Dan.. por cierto..¿tu que haces aqui aun? ¿no tenias un evento de firmas, vas a llegar tarde, con lo puntual que siempre eres, me extraña ver eso en ti..

ah si, ahora voy a ello; supongo, pero me toca la moral que me metan por narices en una cosa y para tocar mas las pelotas metan prisas tio, me parece, que esta vez va a tener que esperar por mi, total.. para lo que me va a decir y voy a hacer alli.. aun me pregunto que hago yo alli, no pinto nada.. Tsk.. si que fuera actor; es mas, si quisiera serlo no estaria en el grupo me habria dedicado a otra cosa y no a cantar tssss..


DongLim: Entiendo..., bueno, alguna vez nos ha tocado hacer algo que nos desagrada, anda desayuna algo y no te demores mucho o te cargaras una bronca jajajajaj -le alborota el pelo y guiña un ojo-

Tienes suerte.. mucha suerte de que aun no me haya acabado de peinar y este a punto de salir o eres hombre muerto -le amenace con un tono amistoso, torciendo la sonrisa en mi rostro para que la viera-; tu siempre tan cariñoso.. voy a empezar a pensar que te he contagiado de mi orientacion sexual y me tiras los tejos.. avisado quedas de que estas en el punto de mira -bromee con la mayor comodidad y confianza del mundo; acto siguiente, me habia vestido, peinado y arreglado, saliendo a continuacion por la puerta poniendome las gafas de sol y arrancando mi coche, poniendome rumbo al lugar acordado-.

Vestimenta:


No quiero saber nada o me largare tal y como he venido, ya he llegado ¿no?, bien, pues dejemoslo estar... -dije encaminandome hacia el interior del eficio hablando sinni siquiera haberme parado o mirado casi al manager, simplemente hablandole mientras caminaba y este me seguia tratando de seguir mis pasos apresurados-; si en eso estoy de acuerdo, cuanyo antes comencemos antes acabaremos y sere libre.. -Entre en la sala tras evitar a las fans habiendo entrado por la puerta trasera y nada mas llegar cuando me señalaron mi sitio me acerque a sentarme-; ¿quien decias que era el que firmaba hoy tambien?.. mmm, por que me suena tanto ese nom.. -no acabe de hablar que aquel chico me puso la mano delante presentandose ante mi tras acercarse. Muy bien.. ¿¿y a mi que? ni tan siquiera le habia preguntado a el y me habia invadido mi espacio personal con esa cara de felicidad; pero.. ¿que era esto, un circo?.. Alce la mirada arqueando a mi manager que se encontraba aun a mi otro lado de pie sonriendome un poco con cara de imbecil; bueno.. no era plan de ser borde con aquel muchacho, mi mal humor no lo habia provocado el asi que.. ¿por que ser borde y pagarlo con el?, no seria algo justo; aunque claramente si lo hiciera en cuanto cayera en mi cama dormiria igual de tranquilo. No pero la oportunidad no se la negaria, ademas.. no parecia mal tio, quizas demasiado happy y soñador para mi gusto pero eso me la traia floja la verdad, alla cada cual con su vida; yo sinceramente, ya tenia bastante con la mia-.

Annyeong -salude finalmente decidiendo estrechar mi mano con la suya-; ¿perdona? ¿que importa eso?.. aquello habia sido algo grosero para mi forma de ser, ¿como que cuantos años tengo, desde cuando se pregunta eso a alguien que acabas de conocer, es mas.. ¿quien decia que se lo diria?-. Eso no es un dato relevante, aunque si tanto te interesa.. tengo 23. A todo esto.. tu cara me suena de algo, ¿no nos.. hemos visto antes? -pregunte pensativo pues aquel nombre ya me sonaba y junto con el rostro aun me acerco más a confirmarme a mi mismo que asi era, sin embargo, no hubo mucho tiempo de hablar ya que pronto empezamos con las firmas. Me cago en el manager y en toda su estilpe, al proximo evento de autografos de un dorama iba a venir el vestido de tarzan no, sinode chita en bikini, joder.. como dolia ya la muñeca y que pesaditas con las mismas preguntas, ¿es que no sabian ya el reparto y de que iba el tema?; aun asi respondi y sonrei algunas veces, pocas pero cuando lo hacia era porque me habia apetecido o echo algo gracia aunque bueno.. miento, a veces si que fingi. ¡Asshh! que duro esto de ser tan conocido a veces, aunque he de admitir que vivia como dios y hacia en varias ocasiones lo que queria, ademas, era conocido, VIP en muchas salas de discotecas, restaurantes, etc.. y me gustaba, era divertido ver que suspiraban por mi miles de chicas y sexo opuesto aunque se vieran o mostraran menos; a parte la musica y el grupo se habia convertido en mi todo, me gustaba cantar; lo que me jodia es que a parte de tener ya un manager para el grupo (mi padre y obvio el mejor) tambien teniamos uno a parte como yo el carajote mio que me metio en esto.

En fin.. estaba acabando cuando me senti vigilado y no andaba muy lejos tal presencia, justamente tras de mi, por lo que devie un segundo mi mirada hacia atras para luego posarla de nuevo en el papel firmando, seguidamente les di el folio a las chicas y sonrei. ¡¡¡Por fin habia acabado!!!-; ya era hora y tu HyukJae era ¿verdad? mmm.. ¿que es lo que quieres?. Estoy perfectamente -respondi recostandome un poco en la silla mirandole de brazos cruzados-. ¿Mis ojos? tsk.. ya bueno, son poco vistos, -respondi con toda la educacion del mundo a pesar de no mostrarle gratitud ni sonrisa ninguna ante el gesto y halago; pero por que cojones tenia que fijarse en mis ojos,por que diablos todos el mundo era lo primero que veia?, poco comunes si, pero joder, ya vale ¿no?, aseguro que me los cambiaria si  eso fuera posible.¿Refresco dices?, vaya.. gracias eres muy amable -abri el paquete de zumo bebiendo un poco aun escuchandole; una vez habia tragado y pasado el liquido mo mi garganta fije la vista en el contestandole: tu.. ¿te estas quedando conmigo?, claro que pertenezco a Dalmatian, ¿acaso no es evidente? -añadi alzando un dedo señalando las iniciales de mi cuello con la mano desocupada-.Cuado me lo hice pense que eran grandes y quedaba bien claro a aquellos que lo vieran..

¡¡No!! ¡¡No me jodas!!, ¡¡no fastidies, ¿super junior?!!. Aquella bomba me hizo caer enseguida, asi que.. ese era el bastardo que ingenio toda la bromita ¿cierto?, por su maldita culpa acabe con una semana con fiebre; panda de colgados, cabrones.. y miralo, el tio encima me lo suelta asi sin mas.. Un tremendo y profundo odio resurgio en mi; frunci el ceño y asco, rabia, mania, odio, rencor, enfado, agresividad.. todo se combinaron de repente. ¿Como se atrevia ese gusano?, pues se habia topado con una piedra y bien grande en su camino, no descansaria ya hasta que me las pagaras con creces y encima con intereses, como.. como era posible que se descojonara mientras me lo contaba, me estaba vacilando a mi.. uyyy, no sabe con quien se la esta jugando, ahora si que se la tenia jurada y cuando enfilo a alguien.. nadieme quita de la cabeza hundirlo y humillarlo todo lo posible y mas, a mi.. no me pisoteaban ni una vez mas, de eso me encargaria personalmente. Mientras me dejaba boquiabierto de como lo contaba tan natural y se reia pense rapido, ya que si no hacia nada le rompia la cara alli mismo, al menos, lo intentaria seguro por lo que aprete el zumo haciendo salir disparado dicho liquido a la cara y ropa de el-. Que torpe... se me olvido que estaba lleno -dije sin sonreir y con cara de pocos amigos, en todo momento sarcastico y sin entonacion de sorpresa por si no lo habiapillado que se hiciera una idea-; increible tambien ¿no crees? -añadi sin perderlo de vista hablando notandose en mis palabras el resentimiento.
avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Sáb Ago 31, 2013 6:38 am

No me molesté cuando contestó mal al preguntarle la edad, se notaba que no era coreano completo, y a lo mejor la comstumbre d epreguntar primero la edad, muchas veces incluso antes que el nombre, debía de parecerle de mala educación, así que me disculpé con una inclinación de cabeza. Había sido culpa mía después de todo, sonreí cuando a pesar de eso me contestó. 
—Yo tengo 27 años. Wooow, nos llevamos 4 años—Reí—. Cuidaré de tí entonces, soy tu hyung. Me puedes llamar hyung, si quieres, o simplemente Hyuk o HyukJae—Lo de llamarme por el nombre se lo concedía especialmente porque era extranjero y al igual le resultaba incómodo llamarme hermano mayor. Tenía suerte de que estuviera acostumbrado a tratar con gente extranjera. Sonreí de nuevo cuando comenzaron a llegar fans, recibiéndolas muy alegre. 
Hacía tiempo que no hacía un evento así, y me lo pasé bien, aunque fue algo cansado. Me alegré cuando pareció que recibía la bebida con gusto. 
—¡Oh!—Reí—No me había fijado en ello—Luego recordé lo de aquella ocasión y le recordé la anécdota. Esperaba que sonriera y riera conmigo, pero se le petó la bebida y me empapó entero. Me quedé unos instantes parpadeando, inseguro de cómo reaccionar. —Ah... entiendo, no pasa nada, está bien—Me puse muy rojo de la vergüenza que estaba pasando. Siempre me pasaban cosas como esas, no entendía por qué. Era más desgraciado... Pero él parecía más enfadado que yo—. No te preocupes, de verdad, a todos nos puede pasar... —Le sonreí, luego me levanté y fui a buscar a mi mánager. 
—Por Dios, ¡Hyuk! ¡Mira cómo te has puesto!—Me regañó sólo verme, y yo agaché la cabeza con una sonrisa avergonzada. 
—Es que el chico que se sienta a mi lado, ha petado la bebida sin querer...
—¿Sin querer? ¿Estás seguro? ¡Porque te ha dejado echo un verdadero asco! Anda ven... Suerte que siempre llevo ropa de recambio...—Sonreí, tragando saliva. Me sentía mal por causarle problemas, siempre acababa haciéndolo. Me cambié en el baño rápidamente y me dirigí de nuevo al evento de firmas. Iba mucho más oscuro, pero qué le iba a hacer, al menos no iba mojado y oliendo a zumo.

Ropa:

Cuando me senté le sonreí y le saludé. 
—¿Ves? No hay problema, mi manager hyung tenía ropa de recambio para mí; siempre trae por si acaso.—dije, con una enorme sonrisa. No quería que siguiera preocupándose por un fallo como ese. Yo también era torpe en muchas ocasiones y me habría gustado que me trataran con amabilidad en esas ocasiones. Pero me sorprendió lo que me dijo, parecía resentido. ¿Pero resentido por qué? No le tomé mucha importancia y sólo le contesté con una mirada tímida y calmada. 
De nuevo pasamos a firmar y luego pasaron un pequeño trailer y estuvimos hablando un poco y contestando preguntas. Cuando terminamos ya era la hora de comer. Pensé entonces que podría invitar a Daniel, ya que era el más pequeño y el único dongsaeng que tenía de todo el elenco de actores. Quería cuidarle y que se sintiera cómodo. Los actores más mayores se fueron en la gran mayoría a sus casas a encontrarse con sus familias. Los de mi edad se me acercaron para invitarme y yo los rechacé con suma cortesía, con sonrisas y palabras amables. Prometí que iría con ellos el primer día de grabación. Ellos asintieron y dejaron de inisitir. Vi que se paraban a preguntarle también a Daniel, pero parece que también los rechazó, o eso pareció desde la lejanía. Parecía que no estaba muy cómodo. Era normal... después de todo era el más pequeño y parecía algo tímido. Yo le entendía, a mí antes me costaba muchísimo relacionarme. 
Entonces se me ocurrió un plan que de seguro le haría sentirse más cómodo, al menos conmigo. Quería invitarle a comer, y lo haría de la forma más original posible. Fui a buscar al mánager, lleno de ilusión. Le pregunté si sabía cual era el coche de Daniel de Dalmatian. Éste me miró extrañado. 
—¿Por qué quieres saberlo?
—Quiero hacerle una sorpresa.—Me miró con cara de padre que sabe que eso no es buena idea—.Es que como veo que no está muy cómodo aún, quiero invitarle a comer para que se le pase la vergüenza, y he pensado...—le susurré mi plan en la oreja, con una sonrisa contagiando mi voz de ilusión.
—Pero a ver...—Pero supongo que me vio tan ilusionado con la idea, que acabó accediendo—. Ayy... A veces me recuerdas a mi hijo...—Yo sonreí más ámplio e ignoré el hecho de que me estaba comparando con un niño de 9 años. De todas formas me gustaba ser de esa forma, como un niño. Me revolvió el pelo con cariño de padre y se fue a hablar con otro hombre. Supuse que podía tratarse del mánager de Daniel. Sonreí feliz y cuando volvió mi mánager y me dio el consentimiento para hacerlo fui a preparar las cosas. 
Como estábamos en un centro comercial, aproveché para ir a comprar algo. Fui por las tiendas a mirar qué cosa podía comprarle. Aunque había insistido mucho a JangHyuk para que me acompañara, éste había dicho que estaba muy cansado y preferí quedarse tomando un café. Yo no le reproché nada; me puse una gorra y una máscara y me fui a ver tiendas. 
Me paseé con total tranquilidad y entré en varias tiendas. No sabía bien lo que le debía gustar pero acabé comprando algo que a todo el mundo le podría gustar: un peluche. Sí, estaba seguro de que eso le gustaría. Luego compré tela roja y lápices e hice un cartelito en forma de corazón donde puse: «¡Vamos a comer juntos, dongsaeng!», junto a una carita feliz y lo pegué a las manitas del peluche, cosiéndolo a las manitas del mono. El mono era el animal que me solía representar frente a las fans, ya que me solían llamar de esa forma. No era un apodo que me gustara mucho, y de hecho prefería el de “Anchoa” (por mi extremada delgadez), pero era muy complicado encontrar un peluche de anchoa, en cambio de mono, había un montón. 
Luego, hablé con el manáger, que me indicó cual era el coche. Estaba con el mánager de Daniel, que fue amable y me explicó que el coche estaba abierto. Entré en el coche y me escondí debajo del guantero del asiento del copiloto, mientras esperaba a que llegara. Estuve esperando un buen rato, hasta que por fin esuché que abría la puerta y se sentaba. Entonces salí con mucha illusión, pero me golpeé la cabeza.

Monito de peluche:

—¡Ouch!—Pero alcé el peluche y mirándole le dije:—¡Hola, dongsaeng!—Le puse el peluche bien cerca, para que pudiera leer lo que había en el corazón, esperando que dijera algo—. ¿Te apetece? Conozco buenos sitios donde podríamos ir, así nos vamos conociendo y esas cosas. Sé que pronto dejaras de sentirte incómodo.—Le dije, con una enorme sonrisa.—El peluche es un regalo para tí, como recuerdo del incio de nuestra amistad.—A mí me encantaría que me recibiera así uno de mis hyungs. Muchas veces, me recibían de formas agradables como esas y siempre me hacían sentir muy cómodo. Esperaba poder hacerle sentir bien con eso. ¿Lo lograría?
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Mar Sep 03, 2013 5:55 am

-Enarque la ceja mirandole, cruzandome de brazos frente a el observandole-; ni lo sueñes chaval, no les llamo asi ni a mi grupo asi que.. Hyuk estara bien..; por cierto, mi nombre es Daniel,  simple y facil ¿verdad? -dije encogiendome de hombros-. No te apures se cuidarme solito -dije mas seco pero sin llegar a ser borde con el chico. Cuando fue a hablar con el manager solo pude sonreir cuando éste ultimo me miro y me acomode sobre la silla alzando una mano con sorna y sonrisa maliciosa, cruzandome de brazos recostado con indiferencia viendo como le echaba un poco la bronca por mi real culpa; se lo merecia y aun no habia acabado con el, ahora que sabia de que me sonaba, quien era.. no se libraria de mi tan facilmente si volvia a acercarse a mi en demasia.

Firme un par de veces mas y cuando acabe la tercera chica cogi un pequeño llavero con forma de delfin alzandolo en mi dedo mirandolo dar vueltas, ¿de verdad tenian que regalar algo como esto?. Alce la mirada al oir la misma voz irritante a mi lado, dirigiendo ésta hacia el mirandole fijamente y de arriba a abajo-; si.. ya lo veo, todo un alivio... -rei un poco una vez hecho el sarcasmo-. Ajam.. todo un hombre, si señor... por cierto yo diria que mas que tu manager parece tu niñera -me atrevi a decir; si quizas algo despota pero el momento era tenso, solo acordarme de aquello se tensaba todo mi cuerpo y una mala leche se apoderaba de mi que no era normal. Me las pagaria, ya lo creo que me las pagaria... idiota.. yo espantandolo y el acercandose aun, solo espero que no se haga demasiado largo el doblaje o acabaria con el por agotar mi paciencia pues el chico era algo pesadito; aunque he de alegar que todo me resultaba pesado cuando no lo conocia e insistian en hacerlo acercandose a mi-. Oye Hyuk.. ¿te gusta esto? -le lance el delfin-, puedes quedartelo si quieres, soy mas de animales terrestre. -conforme dije eso me levante de la silla al acabar para largarme de alli; por fin ya era la hora de salir y estaria tranquilo en casa, al menos podria comer con los chicos que seguro me esperarian con las brasas a punto ya que habia recibido un mensaje ahroa mismo de que harian barbacoa, ¡¡con lo que me gustaban!!.

Caminaba con mi manager cuando algunos de mis "compañeros/as" se me acercaron para que fuera a comer con ellos pero me negue dandole la excusa perfecta ¡¡la barbacoa!!, me apetecia y no iria con desconocidos cuando en casa lo tenia todo; tranquilidad, amistad, comida y diversion asegurada con mi grupo-. Los chicos hacen barbacoa, ¿no te unes? -pregunte caminando hablando con mi manager, al cual vi que nego y trato de irse pronto-. ¿Se puede saber que tramas?, ya nos conocemos... mmm, si claro, esta bien, vete tranquilo, yo ire directamente a casa; bueno.. quizas compre algo de beber para la barbacoa pero estare bien, luego solo ire a casa no debes preocuparte; dile a mi padre que hoy me quedo en casa con el grupo asi que no me espereis para comer. -alce la mano mas amigable con el manager, pues a fin de cuentas lo conocia y no me caia del todo mal, a veces era un inepto pero buen tipo y tenia que aguantarme, cosa que incluso he de admitir que me daba hasta lastima cuando mi padre me hacia verlo desde otro punto de vista; obvio, cosa que se me olvidaba totalmente cuando me sacaba de mis casillas equivocandose en algo o haciendome hacer cosas que no me gustaban por firmar sin avisarme o consultarmelo, mania muy fea en el y que me colmaba la paciencia, pero no lo despediria, en el fondo como ya dije era buen tio y sabia perfectamente que necesitaba el trabajo, a fin de cuentas no soy tan cabron.. ¿o si? porque menudas las que lo hacia pasar a veces. Caminaba hacia mi coche sacando las llaves de este de mi bolsillo para nada mas entrar arrancar e irme de aquel lugar; por fin el dia mejoraria.

Coche:

Extendi mi mano para abrir la puerta del piloto cuando el movil comenzo a sonar lo cual nada mas mirar quien era sonrei con la mayor de mis sonrisas como si pudiera verme-; ¡Annyeong! -me apoye en el coche sin abrirlo y rei hablando durante un rato, no demasiado, unos escasos 10 minutos para finalmente abrir la puerta y meterme dentro aun con la puerta abierta y sentado de lado; meti las piernas-. Estas bien ¿verdad? esa bruja no te ha hecho nada ¿cierto?... si, tranquila estoy bien, -cerre tras de mi y meti las llaves para acto seguido arrancar-; tranquila, solo espera un poco mas.. te prometo que te traere aqui lo antes posible y cuando eso suceda nadie va a apartarte de mi lado, no tendra nada para hacerte volver o retenerte alli.. ¡ahhhg! maldita zorra solo hace que me enfade.. esta bien.. me calmare, claro que tenia ganas de hablar contigo, te echo tanto de menos como tu a mi y la mañana se me ha hecho eterna; ¿sabes? me han contratado para un dorama.. jajajajaj, si, no es lo mio y lo sabes pero al final acepte hacerlo, debias haber visto cuantas chicas habia haciendo cola para una firma de alguno de nosotros... pero tranquila seguro que hay mas de ello cuando vuelvas a estar aqui conmigo. Oye Tanya voy a ponerte el manos libre que estoy ya en el coche, que tengo barbacoa en casa con los chi... -no lo esperaba, realmente aquello, arranque y me gire para poner el movil en el manos libre, pero no me dio tiempo ya que verme un mono de peluche en la cara literal y tan repentinamente me hizo saltar del asiento comenzando a soltar todo tipo de cosas por mis labios-.

¡¡¿Pero que cojones?!!; ¡¡maldito hijo de... perra!! -dije sin pensarmelo dandole un manotazo al mono mandandolo a los asientos traseros del coche, inclinandome y sacandolo de debajo de la guantera del todo  por el cuello de la camiseta tirando con fuerza de el acercandomelo al rostro encarandome con el- ¿que demonios haces tu aqui? ¿¿se puede saber que haces en mi coche??, ¡¡¡ahhg!!! me va a oir, ese manager.. tsk... -aprete el puño cuando una voz femenina me hizo salir de aquello, a lo cual lance contra el asiento al chico señalandolo-; y tu date por muerto -dije con tono amenazante y serio cogiendo el movil-. No, no es nada... no te preocupes, no, no estoy tranquilo.. no me hagas eso.. no, escucha se han metido en el coche y voy a solucionar esto de la manera que... Tsss.. esta bien esta bien sere bueno.. lo prometo.. -añadi mirando de reojo al chico con cara de pocos amigos-. Vale.. ya me calmo.. sere bueno, si.. -suspire-. Ve a comer.. ya la bruja te llama a gritos, que no te pille hablando conmigo o tomara represarias... un beso, yo tambien te quiero.. hablamos luego. -Colgue mirando de mala ostia, alborotandome con rabia el pelo para volverlo a peinar con mis propias manos-; tienes mucha suerte.. te libras porque me ha pedido mi hermana que me calme.. que sino... voy a matar a ese desgraciado por darte tanta informacion, va a tragarse la lengua a trozos grrr... ¿comer contigo? ¿y que te hace pensar que iria contigo a ninguna parte?, que seas mayor que yo no te hace ser responsable de mi y tampoco mar cercano porque trabajemos juntos; ya tengo un padre ¿sabes? y es mucho menos estresante, sofocante y pesado que tu, asi que sal de mi coche ahora mismo, tengo una barbacoa con los chicos en casa y tengo prisa -añadi secamente-.

¿Que peluche y que ostia? ¿amistad? anda deja de decir esas zandeces, te hace muy marica por si no se habia atrevido nunca nadie a decirtelo, al igual que tu comportamiento infantil y amistoso ¿lo sabias? -respondi borde y desagradable mirandole apoyado con los brazos sobre el volante-. Y que te quede claro desde ya, yo no soy tu amigo -frunci el ceño-
avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Mar Sep 03, 2013 4:15 pm

Para ser sincero... No es que me molestara que fuera así el chico se notaba que así era su carácter. Además, estaba muy acostumbrado a un carácter explosivo como aquél, ya que uno de mis hyungs de Super Junior, era también muy así. Así que me reí cuando dijo que más que mi manáger le parecía mi niñera.

—¿Sí, verdad? Yo a veces también lo pienso.—Reí.

Me sorprendía en cuanto me plantó el llavero del delfín en la cara y luego me lo lanzó, sin dejarme responder. ¿Me lo regalaba?

—Pero es algo que te han dado tus fans. Creo que deberías quedártelo y... ¿Daniel?—Se levantó y se fue, pero sonreí. Definitivamente era como HeeChul, no había duda. Tenía esa extraña amabilidad con la que te gruñía a la vez. Me levanté tranquilo, guardando el llavero en mi bolsillo. Me sabía mal que las fans que se lo habían dado lo encontraran ahí en la mesa y supieran que Dani no había cogido su regalo.

Después no volví a verle hasta que estuve en el coche. Escuchaba su voz desde dentro, escondido debajo del guantero, tratando de apaciguar la risa que parecía querer estallar en mi cuerpo. Logré apaciaguarla cuando entró. Me hice daño en la cabeza, pero parece que había podido leer el mensaje. Lo siguiente, me sorprendió demasiado. De un manotazo, mandó el peluche en los asientos traseros, con una cara que hasta me dio miedo. Pensé que se había asustado, así que me reí un poco para que no se preocupara por su equivocación.

—¿Con quien hablas, con tu novia?—Reí—. Lo siento, debí asustar...—Pero rápidamente noté cómo me agarraba del cuello de la camiseta y tiraba de mí hacia arriba. Me lanzó sobre el asiento del copiloto, con tanta fuerza, que me doblé un dedo por el impacto. Me hice mucho daño, pero no me quejé ni nada, estaba demasiado asustado como para eso. Podría haber entendido una reacción de susto, pero no una tan agresiva. Estaba hablando por telefono. Cortó la llamada y me plantó cara; yo sólo atiné a tragar saliva con la que me imaginaba me iba a caer, sólo viendo su rostro sabía que me iba a hacer trocitos con una sierra mecánica y luego esparciría mis trocitos por el mar, para que se los comieran los tiburones. Nadie sabría donde estaba ni qué había pasado conmigo.

Menos mal, debería rezarle unas cuantas plegarias a esa chica con la que había estado hablando. Aaah, así que era su hermana, gracias a Dios que ella no era como él, sino ya estaría muerto; lo veía en sus ojos. A medida que iba hablando y diciendo cosas me sentía muy avergonzado y ridículo. Tal vez no debería haber hecho eso, ahora me parecía una tremenda estupidez. Pero... yo creía que le haría sentirse feliz. ¿A quien no le gustaría una cosa así? Hasta a HeeChul le habría gustado, me habría dicho un montón de cosas malas, pero luego me habría dicho que me sentara bien, me pusiera el “maldito” (yo no digo palabrotas, las dice él) cinturón y que me callara. No entendía a aquel chico, y me estaba haciendo sentir realmente mal todo lo que me estaba diciendo. Agaché la cabeza, muy triste y mirando de reojo el peluchito del mono. Traté de aguantar las lágrimas que se me acumulaban en los ojos y me empañaban la vista con un puchero lastimoso. Agaché aún más la cabeza cuando me llamó marica. No, sí ya me había quedado claro, no hacía falta que me puntualizara esa parte. No quería que fueramos amigos y de hecho parecía que me odiara. Me disculpé con una venia de respeto, justo cuando una lágrima descendía por mis mejillas; me la sequé con la cabeza aún gacha, para que no me viera y cuando me levanté le sonreí dulcemente, pero muy dolido. Estaba muy dolido, sinceramente; no creía que alguien pudiera ser tan horrible con alguien que acabava de conocer y con sería compañero por mucho tiempo.

—Siento mucho todas las molestias causadas... No volveré a molestarte, lo siento mucho.—Volví a hacer una reverencia de respeto y traté de abrir la puerta, pero pasaba algo. La puerta no funcionaba... o eso parecía. Demonios, ¿por qué sería tan torpe? Estiré con más fuerzas, más fuerte, más fuerte... ¿Por qué no se abría? Di un último tirón y... «¡Scratch!». Oh no... nonononononononononooooooooooooooooooo.

Obervé el trozo de la manecilla metálica en mi mano. Tragué saliva con mucha pesadez; sí, lo había roto... me lo había cargado... Lo había... destrozado... Y ahora venía yo... Al fin y al cabo, era mi último día sobre la tierra. Quien lo iba a decir, después de ese despertar tan agradable... con ese Sol tan resplandeciente en el cielo... Choco me echaría de menos, aunque tal vez aprovecharía para destrozarme las zapatillas del todo. Esa perra era más feliz con un par de zapatillas entre lo dientes... se olvidaría de mí, seguramente.

Me di la vuelta muy, pero muy, lentamente y le miré con los ojos desorbitados, lleno de pavor. Estaba atemorizado.

—Lo siento, t-te p-aga-ga-ré la repa-paración... En ser-io.... —Encima tartamudeaba lastimeramente. Con la  otra mano, trataba de empujar disimuladamente la puerta, para tratar de salir corriendo lo antes posible, pero estaba muy atascada.

“Madre que estás en los cielos, santíficame con tu nombre, alabado sea tu....” Comencé a rezar, en mis adentros. Si Dios exisitía, tenía que ayudarme. ¡¡Tenía que hacerlo!!
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Jue Sep 05, 2013 2:01 pm

-Abri los ojos dejando ver estos claros mirandole con incredibilidad, ¿me estaba preguntando con quien hablaba? ¡¡¡ahhhg, ¿de veras?!!!, desde luego ese chico no se de donde habia venido o salido pero la educacion y el refinamiento lo conocia mas bien poco. ¿Y a ti que coño te importa?, eso era lo unico que se me pasaba por la cabeza y sinceramente deseaba responderle pero... ¿por que demonios tenia que ser tan tonto y prometerle que seria bueno?, ¡¡ahhg!! yo y mi maldita bocazas, debi aguantar el susto y dejarla como si nada, estoy seguro de que asi podria haberle roto la cara en mas de mil pedazos a ese imbecil de un solo golpe, pero noooo... yo tuve que asustarme... de verdad me arrepentia reconcomiendome por dentro yo mismo mirandole de reojo de mala ostia-.

No es mi novia.. -el "imbecil" con lo que quise acabar la frase me lo acabe ahorrando-; ... es mi hermana; pero.. permiteme preguntarte de donde vienes tu ¿no te han dicho nunca que es de mala educacion meterte en los asuntos de otras personas y mucho mas si a quien te refiere no es precisamente amigo tuyo?... por eso mismo podrias meterte en un buen lio -susurre entre dientes desviando la mirada hacia la ventanilla de mi lado tratandome de calmar-. ¿Pero aun sigues aqui?, tsss.. -dije con prepotencia mirandole de reojo sin dignarme a mirarle bien, sino con superioridad-. ¿Es que no piensas largarte o que?, tengo prisa por si no me has oido.. -me cruce de brazos observandole; estaba siendo realmente cabroncete con mis palabras, bueno.. no tanto porque me estaba controlando bastante tras darle mi palabra a mi hermana, jolines.. lo odiaba profundamente desde que me hizo aquella bromita con sus amigos de grupo super Junior.. ¿como habia podido olvidar su cara y no reconocerle a la primera? grrrr...-.

Si si, no te preocupes -dije moviendo la mano con algo de indiferencia cuando le vi tirar apoyado con la cabeza en mis brazos, estos puestos en el volante-, espera.. seguramente se haya atascado o le hayas dado al pilotito ese para atrancar la puer.. -me eche e un lado para ayudarle casi echandome sobre el pero ni me dio tiempo a llegar y tampoco acabar mi frase pues el sonidito que me encendio el piloto de roto lo pude oir nada mas echarme hacia ese lado, abriendo mas los ojos al verlo en su mano. Espera, espera un momento como que Crash.. eso no debia sonar.. ¿verdad?. Empece a rechinar mis dientes sin decir nada, solo escuchandole para mirarle de forma que le aseguraba que si llego a llevar un arma conmigo seguramente independientemente de la que fuera, él hubiera acabado muy muy mal y habria salido de mi coche con los pies por delante seguro-. ohhh si, ya lo creo que vas a pagar la reparacion... -dije mirandole con los dientes apretados totalmente enrabietado; seguramente esto de aguantar el enfado y romperle la cara a ese idiota me iba a pasar factura... sin aviso movi el brazo extendiendolo, el derecho, de forma que la hice chocar contra el pecho del joven con fuerza y ganas-; no se te ocurra moverte de ahi, ahora mismo vamos a solucionar esto, asi que ponte el condenado cinturon -dije  sin soltar mis apretados dientes enfadado, desconfiado y arranque acelerando tras ponerme el cinturon.

A veces era demasiado bueno, no podia ser asi porque entonces me pasaban estas cosas.. mi coche nuevo, apenas tenia semana y media joder... y ya una reparacion por el cabeza de chorlito este, si es que.. y encima no podia ni desahogarme, de verdad, si seguia asi acabaria con alguien e incumpliria mi promesa de ser un chico bueno; en fin, conduci con cuidado pero rapido hacia el concesionario; con un derrape aparque acostumbrado a ello y doble la sonrisa pues si conseguia llevarle acojonado mejor, al menos habra sido divertido-. Baja, ¡¡¡ahora!!! -alce un poco mi voz; seguramente le estaba metiendo bastante miedo en el cuerpo y... ¿pero que digo?, que se joda, se ha cargado mi coche-. Dijiste que ibas a pagar el desperfecto y esta claro que no te dejare ir sin hacerlo y a la de ya... -comente secamente, apresurado antes de que preguntara e irritado al ver que no podia salir {Obviamente la manecilla se la habia cargado y por dentro no habia manera-; ¡¡aishhh!! -le abri desde fuera tras llegar a la puerta del copiloto y tire de el bruscamente sacandolo del coche a tirones, dandole empujones uno tras otro para llevarmelo hacia la puerta-. Claro que vas a comprarme un coche, el mio apenas rozaba la semana y media ¿lo sabias?.. asi que quiero uno nuevo, si me lo reparas ya no tendria el mismo valor a mis ojos; claro que me lo vas a comprar ¡¡oh si!! ya lo creo.. ese no es mi problema, haberte traido mas o apañatelas pero quiero mi coche y lo quiero ahora ¿que sino hariamos en un concesionario? -dije arrogante y caprichoso.

Con un manotazo le cogi del cuello de la camiseta por detras y empuje contra las puertas viendole chocar-; mierda.. que torpe... crei que estas puertas se abrian solas -dije gruñendo casi para poner la mano delante y abrirla empujandole dentro de nuevo-; andando... -dije soltandole y adelantandome mostrandome con educacion, pues tambien tenia un prestigio que sujetar y un honor, no lo iba a truncar por alguien como ese inutil-. Mmm... por cierto, sere bueno y generoso asi que no te hare esperar; lo cierto es que antes de comprarme mi coche estuve entre ese y otro asi que.. ven aqui... sigueme... -camine esperandolo sin perderle de vista-; ¡y bualah!; ¿que te parece, ¿chulo verdad?, bien pues quiero ese -señale mirandole exigente-. Te has cargado el mio y quiero ese..

Lamborghini Veneno:
avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Vie Sep 06, 2013 10:16 am

Sorbí aire lastimeramente mientras le miraba con los ojos abiertos como platos. Lo tenía más cerca de mí, ya que se había movido para tratar de ayudarme a abrir la puerta... ya hora tenía la manecilla rota en mi mano. Tragué saliva, observando su rostro adquirir una expresión terrorífica. “¡¡Diooooooos, sálvame, por favoooooor....!!”. Le escuché hablarme con mucha rabia guardada tras los dientes, que apretaba con tanta fuerza que creí que se los iba a partir. Creí que era el momenot apropiado para defenderme a mí mismo y tratar de salir vivo de ese coche, actual objetivo en mi mente.

—Lo siento muchísmo... Es que me has puesto nervioso con tantas malas palabras... Si hubieras sido un poco más amable puede que no hubiera pasado todo esto, ¿no cre...?—Un golpe de su mano contra mi pecho me quitó el aire de los pulmones y por unos segundos, me concentré en recuperar el oxigeno. Me quedé contra el asiento, observando cómo arrancaba a toda prisa. Bueno, al menos me había advertido que me pusiera el cinturón.... en el fondo no era tan malo... ¿o sí? Me lo puse entre sustos y miedos, al ver lo rápido que iba. Cuando logré atarmelo, me agarré a las partes sólidas del coche que tenía a mano, tratando de quedar inmóvil en el sitio, a pesar de los volantazos y las curvas tomadas con más velocidad de la debida. Al menos paraba en los semáforos rojos, con un golpe seco, pero paraba.

Cuando llegamos a donde quería ir el loc... digo Dani, aparcó con un derrape que hizo que mi corazón pegara un salto que llegó a España. Me quedé quieto, inmóvil del miedo que acababa de pasar, tratando de recuperar el ritmo de respiración normal. Madre mía, quien me mandaba a mí tratar de hacer amigos nuevos ese día.... Salió y me abrió la puerta con mucha fuerza, dando órdenes de la forma más agresiva posible. Estaba paralizado del miedo, pero traté de moverme hacia el exterior, y parece que se desesperó. Me agarró de la camiseta y tiró de mí ocn fuerza. Aún llevaba el cinturón puesto, y casi me ahoga con él, aunque vista la situación, tal vez es lo que buscara.

—¡Esper...aa!—Logré decir, paró de tirar lo suficiente como para que me desabrochara el cinturón, y luego volvió a tirar de mí con el doble de agresividad. ¿Un concesionario? ¿Qué? ¿Qué estaba diciendo? ¿Un coche nue...? «¡PLOF! ¡Ñiiic!». Menudo trmpazo me dio contra la puerta de cristal. Desde dentro mi cara debió verse de lo más graciosa. Lástima que me hubiera hecho tanto daño y estuviera atemorizado bajo la presión de un tirano llamado Daniel, sino me podría estar riendo como loco por esa tontería.

Por suerte me soltó al entrar y pude recomponer un poco la compostura. Me coloqué bien la ropa, mientras se me escurría una lagrimilla de dolor mejilla abajo, la cual borré en seguida que la noté y me sobe la cara, que me dolia del impacto, por no decir el hombro izquierdo, que también se había tragado una buen parte del golpe. Inspiré y expiré profundo, para calmarme y ser capaz de tratar con el chico y le seguí dentro.

Le seguía con la mirada baja, completamente triste, dolido y con un sentimiento de humillación dentro que jamás había sentido de forma tan violenta. Me estaba manipulando como quería, y lo peor es que yo no sabía cómo defenderme y tan solo le seguía los pasos. Cuando se plantó frente el coche que quería levanté la vista lentamente, y lo que vi me dejó con la boca en el suelo. Las piernas me empezaron a temblar, y mi corazón volvió a palpitar rápido, de nervio puro. Adiós a mis ahorros... adiós al piso de mi padres nuevo, adiós a los regalos de navidad ya pensados para mi familia, adiós a la moto para mi hermana... Adiós.

Tragué saliva y traté de razonar con él un poco.

—¿Un... Lamborghini?—dije, pensando en lo caprichoso que era el niño—. Pe-ero, tú mismo lo has dicho, el otro es nuevo... Sólo tiene una semana y media... Sólo he roto la manecilla, eso con una reparación se arregla y no notarás que alguna vez ha pasado... Por favor, recapacita un poco, ¿no te das cuenta de lo absurdo que es que....?—callé cuando habló, aparentemente sin importarle lo que yo dijera—. Ya sé que me lo he cargado pero... no es nada.... —Pero me callé, resignado al observar su rostro. Me tenía atemorizado. Me relamí los labios y susurré:—Es..está bien, pero a cambio te pido que tratemos de mantener una relación mínimamente cordial.... No hace falta ni que hablemos... sólo con que nos saludemos de pasada y seamos capaces de trabajar juntos. Para los demás compañeros sería desagradable que nos llevemos mal... Así que aunque sólo finjamos.... Tratemos de no crear malos rollos, ¿vale?—Inspiré profundo y busqué mi cartera, donde tenía la targeta de crédito. Lo mejor sería que lo pagara a plazos, al menos no me arruinaría de golpe y tal vez pudiera ahorrar más rápido para las otras cosas.
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Vie Sep 06, 2013 12:55 pm

-¿Yo? ¿mala palabra yo?, pues claro que si, obvio, se la tenia jurada desde ese dia de la bromita que se le ocurrio y para colmo no tiene nada mejor que hace que recordarmelo, aunque he de admitir que me hizo un favor pues podia haberse callado y enterado mas tarde, cosa que me joderia mas, tanto como casi que me dieran 15 patadas en el estomago, pero bueno, menos mal que el chico era idiota, no habia mas para mi manera de pensar al igual que ni pizca de remordimientos por mi trato tan hostil que le estaba dando-. ¿Que yo que?, quizas asi te aga pensar mejor las bromitas que les gastas a los demas, vamos.. andando -di como orden directa saliendo del coche sin oirle ni una palabra mas hasta que lo saque a la fuerza; casi  lo ahogo todo sea dicho-; ¿aun no te lo has quitado? ¿a que esperas? tsk... -le solte un poco dandole tiempo a quitarselo para luego llevarmelo de mala manera hasta el concesionario empotrandoco evidentemente a posta contra el cristal casi riendo por la cara que puso tras mi estupida excusa.. ¿es que.. eso tambien se lo creeria?, bueno.. lelo parecia ser para eso y para mucho mas..

Le mire haciendome el sorprendido-, ¡¡andaaa, no me digas que es un lamborghini?, si no me lo dices.. no me habria dado cuenta ¿eh?, Hyuk que haria sin ti.. -notese la inmensa ironia de la frase. Me adelante a este  mirando el coche asomandome por el cristal sin tocar aun el coche, alzandome y poniendome recto de nuevo mirandole con semblante aun mas serio si podia ser-. ¿Como dices? si, eso mismo dije, era nuevo... pero te lo has cargado y quiero ahora este coche porque no ire con un coche reparado cuando por tu enorme torpeza y manazas ¿no crees?, bueno lo creas o no ya te digo yo que no lo hare, ademas... dijiste que lo pagarias ¿cierto?, que lo solucionarias, bien pues eso estamos haciendo. Pero.. -me acerque a el encarandome a este-; claro esta que podemos hacerlo de dos formas -alde dos dedos cerca de el a un aldo de su cabeza mirandolos de reojo-.

Podemos hacerlo por las buenas como hasta ahora he tratado de hacerlo o.. como segunda opcion tenemos por las malas; te.. aseguro que no me importa torturarte para convencerte o incluso meterte en mi coche y cortarte a trozos en mitad de un descampado ¿eh?... -susurre bajito cerca de su rostro amenazante-. Dudo mucho que te echara demasiado en falta y ademas me quitaria un problema de encima por no decir que serias buen abono cuando te pudras en el fondo de cualquier rio, asi que, decide ahora mismo antes de que me enfade... ¿alguna pregunta de las dos opciones? -pregunte sin retirar el rostro cerca del de el-. Muy buena decision esa, si señor.. es mejor que no me provoques.. -torci una sonrisa y puse la mano en sus rubios cabellos alborotandoselos al mover la mano soobre estos. Alce las cejas al oirle, aun no me creia que no hubiera captado la frase que dice de: "yo no soy tu amigo", joder... si es que era increible, verdaderamente me habia topado con mucha clase de gente pero asi... como este chico... debia ser la excepcion, desde luego sus padres no hicieron un buen trabajo, seguramente la luz apagada influyo y mucho o incluso el porrazo que debio de darse al caerse de la cuna cuando aun era un bebe, porque otra explicacion logica no le encontraba-.

Creo que no lo has pillado, muy bien sere mas claro.. no me interesa para nada ser amigo tuyo, ¿por que deberias? crees que por tener que aguantarte y trabajar contigo en un mini dorama, que por cierto, en el cual no quiero trabajar, deberia ser ya tu amigo; creo que estas muy confundido tu ¿eh? al menos conmigo. No quiero ser tu amiga ni tengo necesidad de ello ademas odio las bromas y esa de la grabacion aun no te la he perdonado.. que te quede bien clarito asi que no me toques demasiado los cojones y acabare por romperte la cara, hoy solo te ha salvado que me haya llamado mi hermana porque con el simple hecho de entrar asi y asaltarme de tal manera en el coche es motivo para que te de la paliza ¿queda claro? -respondi friamente-. Yo no le busco problemas a nadie y mucho menos a mi grupo, esto es entre tu y yo no debe meterse nadie en lo que pueda llegar a odiarte o no; tsk... pero esta bien... tratare de comportarme en el trabajo porque tampoco quiero perder mi imagen por tu culpa, asi que.. supongo que si es necesario puedes pedirme lo que te haga falta o hablar conmigo, conformate con eso. Tranquilo se trabajar con la gente aunque no me creas.. solo que con algunos trabajo mejor que con otros si me llevo bien -me encogi de hombros indiferente.

Mire como pagaba el coche y sin sonreir me acerque a este abriendo la puerta extendiendo la mano moviendola-; las llaves... -exigi cogiendola cuando la dejan caer en mi mano y arranco el coche escuchando el motor-; genial.. -sonrei acariciando el volante cuando vi que el entra-. Si tocas o rompes algo te piso la cabeza en cuanto salgamos de aqui... -adverti sin necesidad de ello pero.. si no lo hacia no era yo-.

avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Dom Sep 08, 2013 5:04 pm

Me sorprendió el contcato físico, que desprendía tanta altanería y mordacidad; su mano revolvió mi pelo y me hizo sentir un pequeño juguete frente a su consentido dueño haciendo lo que quería con él. Escuché muy apenado todas sus palabras, que no sólo eran crueles desde el significado que tenían, sino también desde la frialdad y el inequívoco desinterés que mostraba al pronunciarlas. Todo eso, logró que una gran brecha de dolor se abriera en mi interior. No estaba habituado a que me tratan de forma tan sumamente violenta sin razón aparente. Aunque... espera.... ¿gravación? ¿broma? ¿Estaba hablando de aquella ocasión en la que mis compañeros de grupo le mojaron con pistolas de agua durante el descanso de la gravación del programa? No podía ser que aquello le hubiera provocado ese odio hacia mí, ¿verdad? Suspiré, con algo de tranquilidad, cuando me dijo que se comportaria en las gravaciones del dorama.

Hablé con uno de los hombres de la tienda, mirando de refilón a Dani. Se puso de lo más feliz, vamos... Y no era para menos... Acababa de vender un coche de un billón de wons (4.285.714.285,71 KRW). Sí... eso costaba un Lamborghini. Era la ruina... Menos mal que tenía un trabajo con el que ganaba no precisamente poco.... aunque podría ganar más si la SM no retuviera el 70% de las ganancias de conciertos y álbumes para la empresa....En fin, logré aclarar con ese hombre los términos de pago y luego me trajo unas hojas a rellenar con mis datos. Pero obviamente, iría a nombre de Daniel. Alguien le había pasado ya las llaves del coche, me imaginé que alguien del personal se las había entregado, después de todo, todos los trabajadores estaban encima nuestro después de enterarse de que estaba vendido.

Me acerqué al coche, viéndole a él dentro, acariciando el volante con una cara que me pareció de felicidad, y sopesando la situación, supe que tendría que entrar en el coche, porque de otra forma tendría que pedirle a él que saliera y me daba a mí que no me contestaría de una forma muy agradable. Di la vuelta y entré desde la puerta del copiloto, con un poco de miedo temblando en mis miembros. Fue increíble que me recibiera ya con esas palabras de amenaza cuando no había hecho nada malo, y más aún, cuando acavaba de acceder a comprarle un Lamborghini de algo más de dos billones. Me había arruinado por él en un día y él me seguía tratando como a la mierda. Sin embargo, yo no era de los que se sienten enfadados por estas cosas, sinó más bien tristes, porque al fin y al cabo, yo había hecho algo que a él le había sentado mal, ya fuera por la broma esa o por haber entrado en su coche para invitarle a comer, o bien por haberle roto la manecilla de la puerta del coche. Ahora que lo pensaba, había mucho motivos por los que podía odiarme, se notaba que era de carácter fuerte, así que yo no podía enfadarme también, sino nunca podríamos tener una relación cordial como la que yo deseaba en esos momentos.

Le pasé los papeles, con la mano temblando y sin mirarle a la cara. Dirigí mi mirada hacia el frente cuando hablaba.

—Has de completar este formulario...—dije, en un hilo de voz, no sólo tímido sino también con un toque de culpabilidad. Porque me daba cuenta de todas las molestias que le había causado en tan poco tiempo—. Yo... siento todas las molestias causadas.... al igual que la broma de aquella vez.—Yo no había participado en aquella broma, pero él creía que sí y la verdad, no pensé que pudiera hacerle cambiar de opinión y no me apetecía que discutieramos y se enfadara aún más. No me gustaba nada que alguien no me aceptara o se enfadara conmigo. Era uno de mis mayores temores y ahora estaba sucediendo; había alguien a quien no le caía bien, y que no sólo eso, sino que su mirada azul se clavaba en mi cuerpo con la fuerza de un cuchillo afilado. Era doloroso que te miraran así.

—Tranquilo, no romperé nada... Enseguida que completes esos papeles, me bajaré del coche, así que...—dije, y le miré con una sonrisa en los labios, aunque no reflejada en los ojos. Nuestras miradas se encontraron por un instante, y yo aparté la mirada de golpe. Tragué saliva, muy asustado. Cada vez que veía su forma de mirar, me sentía morir por dentro. Esperé en silencio jugueteando con mis dedos muy nervisoso, sin tocar nada, y variando de posición constantemente. Seguro que también hacía algunas muecas con la boca como hacía usualmente, sin darme cuenta alguna. Cuando terminó, me volví hacia él y agarré los papeles con suavidad. Demasiada suavidad, los papeles cayeron de mis manos y se esparcieron por el coche—. Lo s-siento... Soy un poco torpe...—dije sonriendo, tímido y avergonzado, reogiendo uno a uno los papeles, tocando sin querer un botón del coche que activó no sé qué cosas que empezaron a salir cacharros de la consola central. En el intento de apagarlo, encendí la radio que sonó con fuerza, dándome un buen susto (¿Ese botón era de la radio? El coche era tan moderno por dentro como por fuera, y no sabía nada de lo que había ahí), en el intento de apagar la radio y el dispositivo ese, acabé tocando otro botón que activó el aire condicionado; acabé por separarme de la consola central y mirar a Daniel con expresión entre miedo y de arrepentimento—. Corrijo: soy muy torpe.—Me hizo gracia la situación y se me escapó una risa, que duró tan poco como un suspiro, pues no quería hacerle enfadar más si cabía.

Cuando ya lo tube todos los papeles, salí del coche y fui a entregarlos al hombre de la tienda. Una vez estuvieron los términos arreglados fui hacia la salida, buscando en mi cartera el dinero en efectivo que tenía. Primero tenía que situarme dónde estaba, pues con el viajecito de ida que había tenido no me hbaía fijado en el camino ni los lugares para nada, y luego comprar un billete de bus para volver al apartamente de Super Junior, pues la verdad es que no quería molestar al mánager ya que tenía la fiesta de cumpleaños de su hijo. Pensé en llamar a algún otro miembro del grupo para que me fuera a rescatar, pero no sabía si estaban trabajando en esos momentos. Primero trataría de ir por mí solo.... porque obviamente, no iba a pedirle que me llevara a Daniel, porque entonces sí que me podía despedir de la vida; además, después de todas las molestias que le había causado... Sí, sí, lo sé, que él no es que hubiera sido amable precisamente, pero... yo tenía la culpa, ¿no? Suspiré y me revolví el pelo, frustrado, mientras miraba a mí alrededor y seguía pensando en que no sabía dónde carajos estaba.
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Lun Sep 09, 2013 1:49 pm

-La verdad es que alucinaba; cierto era que estuve indeciso a la hora de elegir si mi anterior coche (el cual solo tenia semana y media de vida en mis manos) o el Lamborghini, habiendo decidido el anterior finalmente porque el color y capota me habian enamorado; por un lado el color era poco visto y en corea pocos podia tener esos lujos, me gustaba tener cosas en parte unicas quizas en cierto modo para llamar la atencion si ¿y que? no hay nada de malo en vacilar un poco con ello ¿cierto? ademas.. mis gustos y caprichos son caros como ya veis. Lo que mas increible me parecia era que gracias a aquel idol de pacotilla tendria dicho cochazo en mis manos, pero sin remordimiento ningunio ya que fue su error tocar lo que no debia y de manera tan bruta; quien rompe paga, asi de claro.

Disfrutaba del tacto del volante y mirando el retovisor cuando su voz me hizo salir de mis pensamientos-; ¿eh? -si fue lo unico que supe decir al cogerme tan distraido-. ¡Ah si, claro!.. trae aqui.. -dije cogiendolos-; asi que solo esto ¿eh?, vale.. gracias.. -añadi educado, pues bien era cierto que tenia educacion aunque a veces ni la demostrara cuando alguien no me caia bien o simplemente pasaba de dicha persona. Me lleve la parte de arriba del boli a los labios metiendolo en mi boca y mordiendolo mientras le daba a su vez vueltas con un par de dedos maniaticamente leyendo las preguntas tras agradecerle que me diera los papeles sin haberle mirado, ¿no habia necesidad de ello cierto?. Acabe de firmar los papeles con mis datos tendiendole estos para que los cogiera mirandole, volviendo a llevar el boli a mi boca moviendolo entretenido-.

Tsk... patoso... si que eres torpe si... -abri los ojos de golpe apartando los pies cuando cayeron las cosas dejando que cayeran a su lado y sobre el-, Tsk... a ver que te ayude o acabaras cargandote el.. -al inclinarme un poco note como el aire se activaba dandome en los ojos, los cuales se me resintieron nada mas sentir el frio-; ¡¡¡ahhh!!, ¡¡¡joder!!!! -me aparte de golpe restregandomelos, consiguiendo solo no ver nada al humedecerseme entre resecos e irritados por los restregones que me habia dado. ¡¡¡Mierda Jae!!! -dije de mala ostia abriendo un ojo para mirarle aunque no sirvio de mucho al quemarme y cerrarseme solo, tratando de abrir el otro viendome obligado a cerrarlo tambien, moviendo la cabeza molesto e histerico al estar por el momento a ciegas y tientas-. Estas acabando con la poca paciencia que tengo -gruñi parpadeando un par de veces para por fin poder mirarle con los ojos llorosos y completamente rojos, los cuales se notaban aun mas al ser estos mios claros-. Empiezo a pensar que es mejor liquidarte o acabaras tu solo con la mitad del mundo grrrrrr -añadi parpadeando otro par de veces mirandole con estos casi cerrados pues aun humedos los sentia irritados y resecos, casi dolian por los restregones y a la vista estaba que no habia hecho bien en tocarmelos pues mas rojo no podian estar-, juro que si no fuera ya el dia de hoy no contarias con tu vida como sigues haciendolo ¿lo sabes verdad?. ¡¡Ahhhgg!! ¡¡deja de tocar!! -dije fuera de mi, mordiendome los labios al ver que se nos quedaban mirando todos lo del interior; apague la radio lo mas rapido posible y ayude a cger los papeles para chocarselo contra su pecho-, si tocas algo mas o vuelves a llamar la atencion asi voy a acabar contigo mañana mismo ¿entendido maldita mosca? -dije mirandole con los ojos rojos aun que bien echarian fuego si pudieran-. Tsk... imbecil... me estas haciendo quedar como un estupido... -me queje algo mas bajo pero dejando que me oyera importandome muy poco que se enfadara por mi insulto o no, pues para colmo despues de patoso habia hecho que me miraran mal y llamara la atencion de manera que menos me gustaba; yo no estaba loco y ese idiota hacia que lo pareciese-.

Te odio.. te odio, te odio... no te imaginas cuanto te odio... no se lo imagina nadie... -susurre cuando ya salio a llevar los papeles mirando por el retrovisor cuando algo llamo mi atencion; ¿pero que hacia ese imbecil? ¿se iba, asi sin mas? ¿tal cual?... -me apoye en la ventanilla abierta mi codo pensativo y mire hacia un lado; cogi mis gafas de sol y asegurandome que nadie miraba le di un golpe contra la parte baja del sillon del piloto, exactamente la palanca para ajustar dicho asiento y sonrei de lado al ver que se rompio uno de los cristales; total.. me estaba cansando de ellas y ese imbecil habia hecho que me perdiera la barbacoa, ¡¡estaba hambriento!! y me iba a pagar la comida quisiera o no.. asi que la excusa de las gafas rotas cuando todo se cayo me iba que ni pintado-. Ya eres mio chaval... -arranque y gire brusco el volante pisando para acelerar, baje marcha y frene al lado casi cortandole un poco la calle al salir Jae-. ¿Donde te crees que vas? -pregunte ya habiendome asegurado que la sonrisa maliciosa anterior se habia borrado por completo de mi cara-; ¿donde cojones crees que vas? ¿a patas hasta casa?... tsss... entra... ¿es que no vas a entrar?; entra de una maldita vez -dije con tono amenazante y serio-.

Ademas tu yugo aun no ha acabado, si piensas qu te has librado de mi la llevas clara... asi que ponte el maldito cinturon de una vez o me importara una mierda que quedes tirado en mitad de la carretera, no pienso dar marcha atras por ti.. A todo esto antes de nada quiero comprarme una gafas porque como no sigues dandome problemas -sin mas explicacion le enseñe las gafas supuestamente rotas por el golpe, fijandome en las tuyas; con un movimiento lento para que no me sujetase el cinturon de seguridad extiendo el brazo y cojo las tuyas sin mas preambulos poniendomelas-; las necesito mas que tu a no ser que quieras que nos empotremos y creeme que si me tengo que empotrar tu vienes conmigo... genial -dije al ver que ni te quejabas por ello y me puse en marcha hacia una tienda para comprarme unas gafas nuevas; conforme aparque espera a que lo hicieras para cerrar con el mando-; andando...

Gafas:


-Sali de la tienda entrando en el coche lanzandole las de el poniendome el cinturon, apoyandome con los brazos en el volante mirandole-; ¿y bien, donde tengo que dejarte?... ve guiandome... -condije hablando y respondiendole asintiendo hasta llegar pues verdaderamente estaba lejos; nada mas parar a un lado dejandole en la misma puerta le mire parandole-. Por cierto se me ha ido a la porra la barbacoa, asi que te quiero ver mañana a las nueve al lado del reloj de la plaza central, ¡¡¡¡y no te retrases!!!, quiero cenar en condiciones e invitas tu asi que... no me gusta esperar ¿lo entiendes verdad? -sin mas dilacion acelere y me marche sin oirle ni tan siquiera respuesta ninguna-.
avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Mar Sep 10, 2013 6:27 am

El suave rugido de un motor nuevo, me hizo darme la vuelta de golpe. Tragué saliva al ver el coche llegando a toda velocidad y frenando justo delante de mis narices. No me gustó para nada aquello, me daba muy mala espina. La ventanilla del copiloto se bajó, y me encontré con la cara de Dani, desde su asiento de conductor, expresando al parecer una suma molestia. Parecía que de verdad me odiara. ¿Qué iba a hacer conmigo? ¿De verdad me cortaría a pedacitos y me tiraría al mar? Me invitó a subir y yo lo único que pensé es que ni loco me subiría a un coche que le perteneciera. Jamás. Ni borracho, ni aunque me pagaran por ello, jamás de los jamáses del mundo ente...

—Vale, vale, ya subo.—Abrí la puerta, más asustado que otra cosa; estava seguro de que estava temblando como un pelele abandonado. Me senté con cuidado, como si estuviera en un lugar consagrado a los dioses. No quería volver a enfadarle y que me llamara imbécil, aunque no lo pareciera, me dolía cuando me insultaba. Aunque antes me había hecho gracia cuando me había llamado Jae. No había mucha gente que lo hiciera, y me resultaba encantador que él lo hiciera, ya que Jae, sonaba muy meloso en labios de cualquiera, hasta en los suyos, y eso me hacía entrar la risa floja. Pero la verdad es que me inspiraba más temor que ternura, obviamente, después de lo que me había hecho.... Pero después de todo, me estaba ayudando en esos momentos, ¿verdad? A regañadientes pero lo hacía; supuse que por la promesa que le había hecho a su hermana, que ya había descubierto que era una persona importante para él, porque sino yo ya estaría muerto y enterrado, no me quedaba duda de ello.

—Oye, si lo haces porque crees que es una obligación por... por lo que le has prometido a tu hermana, no hace falta, ¿eh?—dije, con la voz temblorosa, no quería que hiciera aquello de forma obligada, me hacía sentirme mal—. No pensaba ir andando, hombre. Tengo dinero, iba a comprarme un billete de bus, ¿crees que no sabría volver yo solito? Tengo 27 años, aunque no quieras, soy más mayor que tú, puedo valerme por mí solo—mentí. Estaba mintiendo como un cosaco, no sabía para nada hacer las cosas por mí mismo, si no me hubiera dejado entrar en su coche, me habría quedado ahí un buen rato para averiguar el camino de vuelta, eso si tenía la suerte de encontrar la dirección correcta y no me acababa recogiendo un asesino en serie que me descuartizara (aunque la verdad, viendo a Dani, puede que el fuera ese asesino). Me repondió de forma agresiva, como siempre, que me pusiera el cinturón de una vez, junto a algunas palabrotas que me abstengo de reproducir—. Que sí, que sí, no te pongas así, jo.—Me lo puse con rapidez, antes de que me comiera una oreja y me quedé mirándole, esuchando lo que me decía. Me quedé tonto cuando me enseñó las gafas rotas. ¿Pero qué...?

—¿Cómo? ¿Cuándo ha pasado esto? ¿Ha sido por mi culpa, de verdad?—dije, con los ojos muy abiertos. No podía ser, de verdad estaba siendo una gran molestia para ese chico... Aaiiiixx.... Por eso mismo no me quejé cuando me cogió las mías, que reposaban en el cuello de la camiseta. Hice un puchero, preocupado por molestarle de nuevo. No dije nada en el camino de ida a la tienda de las gafas, encima que me llevaba... Le miraba de reojo, con mis gafas puestas, y me pareció gracioso cómo le quedaban, sonreí, y me cubrí la boca con una mano, para que no se diera cuenta. Rápidamente, miré hacia la ventanilla, para que no se fijara en mí, aunque la verdad es que dudaba que lo hiciera, así que me quedé tranquilo viendo la carretera hasta que frenó delante de una tienda. Bajó y me esperó a que bajara, aunque al principio no sabía si me haría ir con él, pero sólo ver su cara ya supe que ni me dejaría estar a solas con su nueva adquisición. No se fiaba de mí ni un pelo... No entendía cómo podía ser tan desconfiado... que yo era torpe pero no malintencionado.

Entramos a la tienda y se cogió las gafas de más “chuploplaya” como se decía en mi casa. No me extrañó para nada, sólo rezaba en mis adentros para que me devolviera las mías.

—Ya pago yo tus gafas, a fin de cuentas, de las he roto yo, ¿no?—le dije, y me acerqué a la dependienta y le di el dinero de las gafas, luego le sonreí—. Ahora ya estamos en paz, ¿verdad?

Cuando subimos al coche, me devolvió las gafas, de malas formas, pero lo hizo. Yo no me quejé y me las puse de nuevo colgando en la camiseta. Me puse el cinturón cuando escuché su voz, preguntando de forma que me pareció hasta amable. Me quedé boquiabierto, era la primera vez desde hacía un buen tiempo (básicamente desde lo del zumo), que le hablaba con amabilidad.

—B-bu-bueno yo... emmm....—¿Cómo le decía que no sabía el camino?—. Llévame al centro comercial, desde ahí...—le miré de reojo—. Desde ahí es más fácil llegar a mi casa.... Claro, si te va bien llevarme a mi casa....—corregí enseguida, no quería que encima me dijera que tenía mucho morro, ni cosas así. Pero parecía que estaba mucho más tranquilo, y empezó a conducir, mientras yo le guiaba por el camino desde el centro comercial. Como estaba mucho más relajado, pensé que le podía hablar un poco, aunque no parecía muy receptivo, la menos asnetía y contestaba de vez en cuando. Le expliqué cosas de mi familia, como que tenía una hermana también, que mis padres habían abierto una panadería, llamada Tous Les Jours (le expliqué algunas anécdotas de mis fans que iban a la panadería a verme a mí) y le hablé de Choco, mi perrita. No me atrevía a preguntarle nada de él, que no fuera que me echara del coche por entrometido.

Cuando llegábamos a mi casa, me pareció que ya eramos más cercanos, y que estábamos bien, después de todo, le había recompensado por todos los daños, ¿no? Le había comprado un Lamborghini, unas gafas nuevas, y me había disculpado millones de veces, así que ahora debía estar tranquilo conmigo, ¿no? ¿¡No!? Así decidí creerlo...

—Bueno, ahora que ya estamos en paz, podremos ser capaces de trabajar mejor... Es decir, no te confundas, sé que no quieres que seamos amigos... Yo no te digo que lo lleguemos  a ser, pero no será tan desagradable tratar el uno con el otro, ¿entiendes lo que te digo?—Paró frente a mi casa y yo me empecé a bajar, despidiéndome con una venia educada.Antes de que cerrara el coche, me soltó la frase del millón. ¿Qué? ¿Qué tenía que invitarle a una cena? ¿Barbacoa? ¡¡No era mi culpa!! Pero no me dio tiempo a contestar. Tal cual lo dijo, él mismo cerró la puerta desde dentro, inclinándose hacia delante, y arrancó a toda velocidad.

—Eh... Dani... ¡¡Daniiiii!!—Creo que fue la primera vez que pronuncié su nombre en voz alta, y creo que sería la última que lo hiciera.... Me había desgarrado la garganta, pero él, haciendo caso omiso, había desaparecido del sitio.

Entré en casa, con pesadez, y me encontré con HeeChul, que me miró con una sonrisa de lado.

—¿Quién te ha traido en un Lamborghini?—Uyy.. si te contara yo, hyung. Me pegabas, sí, me darías la paliza de mi vida por estúpido. Siempre me dices que no trate de ser amigo de todo el mundo, y no me puedo creer que hayas tenido razón también en eso—. Por cierto, ¿no ibas tú en tu coche? ¿Se te ha estropeado o algo que te han traído?—Oh... mierda. Mi coche.... ¡¡mañana sí que tendría que coger el bus!! ¡¡Mierda!!

Los ojos se me llenaron de lágimas cuand mi hyung empezó a hacerme preguntas como un loco, parecía preocupado, pero leñe, ¡¡que había tenido un día horrible!!

—¡Déjame, hyung! ¡No quiero hablar de mí día!

—¡Hyuk! ¡Ven aquí ahora mismo y dime qué te pasa! ¡Hyuuuuk! ¿Pero qué le pasa a este niño?

Me metí corriendo en mi cuarto y tiré mis objetos personales sobre la cama. Junto a ellos, estaba el llavero del delfín ese, que se ve que tenía un interruptor que le encendía una luz roja en la frente y un sonidito de animalillo marino. Me lo quedé viendo, con cara rara. ¿Ahoa qué hacía yo con eso? ¡Sólo tenia ganas de tirarlo por la ventana! Lo cogí y dejó de hacer soniditos y la luz se apagó. Me quejé un poco en voz alta.

—No me gusta ese Dani... es un aprovechado...—Entendía hasta cierto punto su comportamiento, ¿pero a qué venía lo de la cena? ¿No estábamos ya en paz? Sorbí por la nariz, tratando de aguantar las lágrimas un poco más y metí el delfín en el primer cajón que pillé, bien al fondo, donde no pudiera encontrarlo de nuevo.

Dani me odiaba, no había duda en aquello, y eso me hizo sentirme triste el resto del día.
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Daniel Chae el Mar Sep 10, 2013 9:38 am

-Ni tan siquiera le deje hablar para que no empezara con excusa y me enfadara mas por el dia de hoy, no ahora que parecia estar mas tranquilo, mejor tener ya la fiesta en paz ¿no?. Me marche tranquilamente cuando un atasco me pillo aun lejos de casa, a lo cual suspire, no pillaba barbacoa ni de coña, ya eran casi las cinco de la tarde ¿pero que coño? las cinco no las seis y yo sin comer... ¿pero que...? maldito imbecil.. y tanto que iba a invitarme, mas le valia estar a la hora acordada alli porque sino le iria a buscar aunque tuviera que sacarlo a rastras de su casa; mi estomago me rugia y el atasco parecia avanzar demasiado lento para mi gusto.

Al pasar por la empresa vi de refilon un coche alli quedandome mirandolo-; ese no sera.. ¿verdad?; este imbecil no tiene co... ¿o si?... -a decir verdad ni tan siquiera lo sabia pero le habia secuestrado y quizas.. fuera su coche; la empresa estaba cerrada y ¿de quien sino?; negue varias veces ya que eso a mi ni me iba ni me venia, por que demonios tenia ahora que fijarme y pensar en eso.. sin embargo... pago mis gafas y... ¿estaba en deuda no? pues las habia destrozado yo aunque claro eso el no lo sabia. ¡¡¡Yo y mi maldito corazon que a veces sale cuando menos debe!!!, me siento culpable porque yo las rompi... ¿pero que importa, por que..? no suelo.. ¡¡ah claro!! aquel chico.. creo que casi acaba llorando, me divertia la situacion pero.. me acompaño sin rechistar y seguramente lo tenia acobardado; joder ¡¡¡no no no Dan!!!, el empezo, no tienes por que.. te cargaste las gafas y te las ha comprado que se joda..-; Tsk imbecil...necesitara el coche para venir a trabajar y si llega tarde me jodera a mi -eso es, la excusa perfecta; di un volantazo y tras algunos pitidos saque el dedo maleducado torciendo una sonrisa para volver donde estaba aquel coche. ¿En serio? ¿ese coche era el de el?, no tenia estilo ninguno pero bueno, no me esperaba mucho mas viniendo de él; me encogi de hombros y cerrando el mio aparcandolo bien en el propio aparcamiento de la empresa sali para ir hacia el coche.

Debia disimular, si pasaba la policia por alli estaba en problemas y no queria problemas.. mire que no hubiera muchos muros en la costa y me dispuse a abrirlo aunque.. ¿estaba abierto? vale genial, un problema menos ahora a arrancarlo... Suerte que consegui hacer un puente sin que se me resistiera demasiado aunque acabe quemado, mordido por equivocacion y cortado en las yemas de los dedos, ¿pero quien me mandaba a mi?, bah! todo sea porque no me toque hacer escenas solo o lo que es peor esperarle grrr. Una vez consegui arrancar el motor me puse en marcha hacia la casa, cogiendo por la calles que me sonaron aunque me perdi un poco por lo que en vez de llegar a las siete menos cuarto o siete acabe en la puerta a las ocho menos veinticinco; ¡¡madicion!!.

Llegue a la puerta de la casa tras dar varias vueltas y nada mas subir los escalones del rellano alce la mano con el puño para golpear la puerta pero la baje antes de hacerlo pensandomelo, di algunas vueltas volviendolo a intentar-. Sera mejor que se lo deje ahi... tsss... con que cara voy a... -mire a mi otra mano haciendo una mueca al ver que como un maldito imbecil habia ido a recoger algo antes al otro coche antes de que lo vaciaran y vendieran, habiendo encontrado aquel monito en el sillon trasero. Me quede unos segundos mirandolo y armandome de valor llame al timbre-. Hola, ¿anda por aqui Jae?... -pero que mierda de pregunta era esa?, claro que estaba, lo habia dejado hace dos horas alli, ¿donde iba a ir?, ¿no?. Busque con la mirada sin quitarme las gafas de sol asomandome un poco-, ¡¡Jae!!, si puedes oirme haz el favor de asomarte tio... tengo prisas -dije sin alzar demasiado la voz apra cuando me invitaron a entrar asenti entrando, dandole con el hombro a quien me abrio la puerta, aunque una disculpa no era lo que saldria de mi boca, estaba claro, ese fue otro de los bromista y no lo haria, por encima de mi cadaver. Hice una mueca incomodo cruzandome de brazos irritado, ¿por que estaba alli? joder... solo queria darle la paliza a ese imbecil y todos los demas y ahora se supone que pacificamente debo mirarles las caras? grrrr, eso me estaba matando y para colmo estaba tardando una eternidad para mi manera de ver asi que impaciente movi el pie golpeando el suelo esperando señal de vida de este con el mono en mi mano, la cual levante mirandolo algo distraido para calmarme, pues al menos no tenia que ver el careto de ninguno de aquellos del grupo que a mi punto de ver se creian demasiado, pero, como era de esperar mi momento relax fue interrumpido al oir su voz, alzando la mirada hacia las escaleras viendole bajar y poner esa cara de WFT, ya que es evidente, lo ultimo que se imaginaba era que yo estuviera alli, jolines.. no lo imaginaba ni yo-.

Por fin te dignas a bajar.. bueno solo queria preguntarte si el coche de la empresa que dejaste olvidado al venirte conmigo era tuyo... porque si no es asi me lo llevo -dije con indiferencia encogiendome como si nada de hombros-. Pense que te haria falta y no es agradable llegar tarde al trabajo porque tienes que ir en bus ¿no crees? -suspire pesadamente mirandole a los ojos, ¿es que habia estado llorando? si, era evidente pero.. eso me molesto; ¿como se atrevia a mirarme con esos humedos ojos y esas pintas?, ¿es que no tenia educacion, verguenza ni nada?; bueno estaba en su casa, eso era cierto pero... habria llorado por mi culpa, ¿pero que carajo me importaba a mi eso, solo reclame lo que era mio, lo tenia muy claro asi que nada de pensar demasiado, ese estupido me la resbalaba que hiciera lo que quisiera ¿a mi que? -le mire de arriba a abajo y desvie la mirada molesto-. Bueno Jae.. si es tuyo entonces sigueme, le quitare el puente y es como si no hubiera pasado nada... ademas.. debo irme que se me hace tarde. -Le mire y.. ¿por que, por que tuvo que fijarse en el maldito mono?; aprete los dientes algo disimulado y desvie de nuevo la mirada haciendo una mueca llamativa en mis labios; cogi el movil con la mano derecha haciendo otra mueca por los pequeños cortes que de inmediato evite que se vieran y empece a camianr solo hacia la puerta tsk.. deja de fijarte en tonterias y sigueme, tengo prisas Jae -añadi entre dientes lo mas suave o mas bien tranquilo que pude, rechinandolos despues maldiciendo por lo bajo; es que lo odiaba, lo odiaba con todas mis fuerzas y no solo a el sino a todo el grupo-.

¿Que?, te he dicho que dejes de decir tonterias, solo cogi el mono porque.. -debia pensar rapido, vamos Dan te gustan los monos pero.. se reiria si sueltas eso y ademas ¡jamas! jamas de los jamases, el no tenia por que saber mis gustos ni me habia preguntado.. pense rapido saliendome una bobada de las mas gordas-. El coche ahora por tu culpa esta muy vacio, asi que me valdra como adorno hasta que consiga algo mejor.. -dije rapidamente. Por cierto.. ¿he dicho que lo odio? le odio con todas mis fuerzas, le odio con ganas, le odio, le oido, le odio, le.. ¿uhm? pero que decia ahora?-. ¿Perdon?.. -enarque la ceja, ¡¡¡los cojones me iba a ir yo andando!!! ¿pero que se creia este? ¿tenia cara de galgo, leopardo o algo? ojala... ojala fuera un magnifico lince era mi animal favorito, los adoraba y seguro que tendria menos problemas si fuera uno; en fin, lastima que el lince no lo vendian porque si asi fuera me hubiera hecho con uno de mascota, costase lo que me costase, aunque tuviera que ir al final del mundo para encontrar la tienda o recinto donde los vendian, total.. era poco mas grande que un gato-.

¿Me ves tan idiota?, ¡¡tsk!! claro que no me ire andando, ¿imaginas lo que tardaria?, no, si solo lo imaginaras no lo dirias grrr... solo.. dime donde se coge el bus por aqui o donde hay un taxi, tengo que volver a buscar al mio a la empresa, asi podre tirar ya en casa y comer algo.. estoy hambriento porque no he probado bocado por tu culpa y mas te vale aparecer mañana a las nueve en punto ¿oido? -adverti mas duramente señalandole con un dedo, apartandolo rapidamente carraspeando-. Bueno a ver vas a responder ¿o tendre que esperar como para que bajaras?, ¿donde puedo coger un taxi o.. es que no tienes ni idea? -ya no me sorprenderia, visto lo visto.., este chico era raro mirase por donde lo mirase por no decir lelo del todo-. ¿Y bien? -añadi algo cansado ya e impaciente-.
avatar
Daniel Chae

Mensajes : 21

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Lee HyukJae el Mar Sep 10, 2013 3:26 pm

Las sábanas me abrazaban cálidamente en mi silencioso y triste llanto. Me había dado fuerte, y ahora me era imposible parar. Las lágrimas fluían rápidas y mis gemidos se ahogaban contra la almohada. Estaba vestido, aún, porque ni ganas había tenido. Por desgracia, al estar solo en la habitación, después de pensar las cosas un poco más, me sentí tan estúpido. Yo tratando de se amable con él, invitándole a comer y él... había sido tan cruel conmigo... Sorbí mocos por la nariz y busqué sin mirar, con una mano, en la mesita de noche algún paquete de pañuelos. No encontré ninguno, así que busqué por el suelo extrañado.

—Choco, ¡no!—dije con voz lastimera, cuando vi a mi perrita con el paquete en la boca. Adoraba los paquetes de pañuelo, no sabía por qué—. Dámelo—dije, sorbiendo por la nariz y estirando una mano hacia ella. Ella soltó el paquete en mi mano y me lamió todo el brazo, ya estaba más que acostumbrada a darme las cosas cuando se las pedía. Excepto mis zapatillas, nadie le quitaba mis zapatillas sin llevarse un buen mordisco. Saqué un pañuelo y me sequé los ojos y me soné la nariz con fuerza. Me pareció escuchar la voz de alguien abajo llamándome, pero debió ser rmi imaginación. Volví a sonar mi nariz, cuando escuché de nuevo una voz, además es que la forma en la que decía mi nombre sólo podía ser de alguien. O bien mi madre, cosa que dudaba por la voz grave y las formas, o bien Dani. Pero nooo... No podía ser... ¿no? Esuché que HeeChul le abría la puerta y parecía indiganrse por sus formas de entrar en la casa. Sí, puede que fuera él. Me miré en el espejo de mi habitación... Tenía un aspecto entre penoso y horrible. No quería bajar, para sen sincero, pero SungMin entró a mi cuarto al cabo de un rato y me dijo que bajara que me buscaba un amigo. Sí... SungMin... ojalá fuera un amigo.

No dijo nada acerca de mi aspecto, cosa que agradecí bastante a decir verdad. Al menos logré lavarme la cara con agua del grifo en el baño y peinarme un poco el pelo, aún así se notaba que había estado llorando, echo un desastre. Me dirigí a las escaleras y las bajé hasta la mitad, quedándome plantado viendo a Daniel. Parecía molesto, aunque bueno, conmigo siempre lo parecía, ¿por qué estaba ahí?

—¿Qué...?—Pero no me dio tiempo, él habló antes. ¿Qué, el coche? ¿Me lo había traído a casa? No sabía qué decir, me quedé en blanco, mientras le miraba, hasta que logré reaccionar, de forma algo lenta—. Eh.. S-sí, sí que es mi coche... supongo...—Me lo quedé mirando largo rato repasándolo con la mirada, cuando vi aquél muñeco en su mano, haciéndolo parecer la cosa más insignifacnte del mundo. Tragué saliva, ¿me lo tiraría a la cara? Me asusté ante la idea, ya que estaban mis compañeros en casa y no quería que vieran que me trataba mal. Me hice el fuerte y sonreí, cuando al bajar las escaleras me contestó de esa forma. Vi que HeeChul le miraba de arriba a abajo con cara de malas pulgas y me dirigí hacia él, le miré y le hice que no con la cabeza.

—Está bien, hyung, él es extranjero, no tiene esa clase de trato con las personas, no te preocupes. Es mi dongsaeng y nos llevamos bien, yo le dejo que me hable así—no pareció muy convencido, y menos después de notar que había estado llorando. Chasqueó la lengua y después de lanzarle una segunda mirada a Daniel desapareció por el pasillo. Miré a Daniel fijamente, viendo de nuevo el peluche, parecía que simplemente lo había cogido... ¿tal vez para él? ¿Entonces... le había gustado? Le señalé el objeto, con una sonrisa asomándose por la comisura de mis labios—. El peluche del monito...Lo has cogido... Pensé que lo dejarías ahí tirado...—dije, mirando hacia el suelo, algo avergonzado, ya con una sonrisa mostrando mis encías. Me las cubrí, porque todo el mundo me decía que se veían horribles y que les provocaba enfado verlas, lo menos que quería es que me viera las encías y se me enfadara de nuevo, ahora que parecía que estaba siendo hasta amable.

Y... un momento... antes había dicho.... ¿Pueeeenteeeee? ¿¡Le había hecho un puente a mi coche!? No le quise decir nada, después de todo, me lo iba arreglar él mismo. Observé que en cambio, parecía estar haciendo todo aquello a regañadientes. ¿Habría vuelto a hablar con su hermana? ¿Le habría dicho que tenía que hacerlo? Porque de veras parecía que no quisiera estar haciendo todo eso. Inspiré aire con pesadez, estaba agotado. Daniel me dejaba agotado, no le entendía ni un poquito, primero hacía cosas que me hacían daño y luego trataba de arreglarlo con detalles como esos.... No sabía bien cómo debía reaccionar, o qué esperaba que dijera, estaba muy confundido. ¿Entonces quería que fueramos amigos, o no? Porque me parecía que me había dicho antes bien claro que no.... ¿¿pero ahora por qué hacía cosas por mí?? ¡¡Aaaaahh...!! En serio, estaba echo todo un lío.

—¿Y... cómo es que has cogido el monito?—pregunté, arriesgándome al fin; me tenía muy curioso el motivo, ya que la verdad es que me había hinchado de felicidad por dentro. Escuché su respuesta, algo extrañado... —Aaahh... Claro...—contesté, borrando mi sonrisa. Supongo que le daba molestia aquello... pero si tanto le molestaba mi presencia, ¿por qué se lo ponía en el coche? ¿Veis cuando os digo que no había quien le entendiera, al muchacho éste? Supuse que en el fondo no me odiaba tal y como yo pensaba, así que eso hizo que volvier a sonreír un tanto. A fin de cuentas, puede que algun día él dejara de tratarme mal y fueramos amigos, ¿no?

—¡Ah! Es cierto... Entonces... ¿cómo volverás tú a tu casa? ¿Andando?—pregunté preocupado, si podía hacer algo por él lo haría. Le escuché contestarme con gritos y esas cosas, como siempre, vamos, y luego observé el dedo con el que me señalaba, poniéndome triste de nuevo, al recordar que mañana me había citado para que le invitara a una cena—. Entiendo... pero verás, la verdad es que no creo que... —No me dejó responder que me preguntó dónde había un lugar donde pudiera coger un taxi y demás cosas. Pensé en llevarle yo, pero sabiendo lo orgulloso que era no me dejaría, y menos invitarle a comer algo ne mi casa. Así que antes de morir en sus manos definitivamente, decidí sólo indicarle el camino, explicándole paso a paso por donde tenía que ir, asegurándome de que no se podía perder.

—¿Te acrodarás de todo? ¿Sí? Bueno, pues entonces... Adiós, supongo. Ve con cuidado al camino de vuelta, ¿ne?—le dije, sonriendo, aunque sólo en los labios, y de forma suave, para que no se vieran mis encías del todo. Lo acompañé hasta la puerta, guárdandome las ganas de decirle algo, hasta que al fin lo hice—. Entonces te ha gustado el monito, ¿no?—dije, con una mueca parecida a una sonrisa de conejo.

Luego me despedí con una venia y suspiré relajado de que al fin se hubiera ido. Me causaba mucho estrés tenerlo cerca, pero muuuucho estrés. Y me dejaba taaan confundido. No lo entendía, no lo entendía ni un poquito. Me quedé viendo la pared del recibidor, hasta que mi hyung apareció de nuevo. Haciéndome preguntas, yo sólo me encogí de hombros y me fui a mi cuarto. Necesitaba un tiempo para meditar bien lo que había ocurrido, porque a esas alturas ya no sabía cómo debía tratar con el chico.
avatar
Lee HyukJae
Male Idol

Masculino Mensajes : 62
Edad : 31
Empleo /Ocio : Cantante y bailarín
Humor : Happy as always

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Suga el Mar Sep 10, 2013 5:00 pm


♩ ♪ ♫ ♬ ♩ ♪ ♫ ♬ ♩ ♪ ♫ ♬ ♩ ♪ ♫ ♬ ♩ ♪ ♫ ♬ ♩ ♪ ♫ ♬

avatar
Suga
Admin Sexy

Masculino Mensajes : 128
Edad : 29
Localización : Corea
Empleo /Ocio : Cantante
Humor : ¿Quieres averiguarlo?...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: All is about hating you {Daniel Chae}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.